Pieles Atópicas: tratamiento y cuidado de la dermatitis atópica

Pieles atópicas: tratamientos para su cuidado

¿Qué es la piel atópica?

La piel atópica también es conocida como dermatitis atópica, es una enfermedad cutánea que afecta al rostro y al cuerpo. Quienes la padecen tienen una piel sensible y seca con poca agua y grasa.

¿Cuáles son los síntomas de las pieles atópicas?

Los síntomas son piel irritada, descamación y rojez en el cuerpo lo que conlleva a tener picores. Generalmente comienza desde la infancia hasta la edad adulta. Tiene la misma incidencia tanto en mujeres como hombres y cada vez hay más casos de pacientes atópicos y el porcentaje sigue subiendo.

Además, el paciente atópico tiene una predisposición individual a padecer enfermedades de origen alérgico: rinitis, conjuntivitis, urticaria, asma bronquial. Esta considerado un trastorno crónico de la piel, no infeccioso ni contagioso en ningún caso para el resto de la familia o personas del entorno de la persona con piel atópica.

¿Cuáles son las causas de tener una piel atópica?

- Una variación genética.

- Tóxicos de factores ambientales, irritantes y alérgicos externos.

-  Antecedentes familiares.

- Tóxicos contenidos en los productos de higiene corporal y en los alimentos.

- Alergias alimentarias.

- Falta de hidratación.

- Los tejidos de ciertas prendas.

- Las mujeres embarazadas después de los 35 años son más propensas a tener hijos con problemas cutáneos.

- El sudor excesivo, el polvo, el tabaco, los trastornos del sueño y el estrés figuran también como causas de esta dermatitis atópica.

 “Una piel sana y sin tóxicos, ayuda a conservar la humedad y ofrece protección contra las bacterias, los irritantes y los alérgenos”                                                                                

¿Cómo tratar las pieles atópicas para mejorar su aspecto?

Desde Élite Salud recomendamos utilizar siempre productos de origen natural clínicamente testados. Las pieles más sensibles necesitan de un cuidado extra diario, tanto para mejorar su aspecto como para impedir que empeore. 

A menudo las personas que padecen de una piel atópica o especialmente sensible caen en la desesperación, pues han probado diferentes tratamientos y cosméticos sin éxito alguno. El cuidado de estas pieles no es tarea fácil; son pieles que no pueden experimentar con diferentes cosméticos, sino que necesitan de productos específicos y de avalada calidad. 

¿Cómo nuestros productos naturales pueden ayudarte a mejorar y/o solucionar tu piel atópica?

El ritual para tener una piel suave, hidratada y nutrida consta de varios pasos importantes.

1. Hidrata tu piel sensible a través de la alimentación

Lo primero es la hidratación de la piel desde el interior a través de la ingesta del agua de calidad.

La cantidad recomendada es multiplicar tu peso corporal y multiplicarlo por 30 (Ejemplo: 50 kilos x 30 = 1500.  Lo que corresponde a un litro y medio de agua). Así te aseguras de que todas las células del cuerpo estén bien hidratadas.

2. Limpia tu rostro 2 veces al día

La limpieza es uno de los pasos más importantes. El contacto con la contaminación, agentes externos, maquillaje... Exponemos nuestro rostro a constantes factores que ensucian nuestra piel, por eso, es importante mantener una correcta limpieza diaria. Te recomendamos que realices dos limpiezas: lava tu rostro por las mañanas de forma suave y exfolia por las noches un par de veces a la semana para eliminar las toxinas y células muertas. 

Utiliza el jabón Sensil Soap o el Antiséptico Soap para tu rostro y el gel de baño Aloe Vera 100% o el gel de Avena y Jazmín de leche para tu cuidado corporal.

Descubre todos nuestros jabones y geles suaves para limpiar las impurezas sin irritar la piel.

3. Tonifica y estimula tu piel

A veces la limpieza puede dejar ligeramente sensible la piel. Para devolver ese aspecto fresco a tu piel utiliza un tónico natural. Son recomendados para regenerar el ph de tu piel de una forma suave y natural. El tónico de agua de rosas contiene aloe vera que es un potente ingrediente natural que regenera tu piel de forma totalmente respetuosa con las pieles más sensibles. 

4. Utiliza un producto cosmético que regenere tu piel

Los aceites son recomendados para este tipo de pieles dada la suavidad con la que tratan la dermis más delicada. 

Toma nota de algunos de los regeneradores que te recomendamos:

Cuidado facial: Sérum Bioherb o Aceite Natural de Rosa Mosqueta o Aceite natural de Argán

Cuidado corporal: Regenerador Hidronutritivo (Aloe vera, Rosa Mosqueta y Jalea Real)

5. Nutre e hidrata tu piel

El último paso y después siempre de haber aplicado una correcta rutina de rostro y cuerpo, es la nutrición. Sin duda el paso más importante después de la limpieza. 

Nuestro piel necesita ser hidratada a través de la alimentación y con complementos extra como la cosmética natural. Para las pieles más delicadas que sufren de dermatitis atopica, recomendamos:

Cuidado facial:  Crema Regherma ,  Cremigel o crema Gold.

Cuidado corporal: Leche corporal – Body Milk Nutritivo.

"Élite Salud, siempre pensando en ti"

Todos los comentarios